dimecres, 23 de juliol de 2008

Leonard Cohen al F.I.B. '08

No deixa de sorprendre a alguns el fet que un dels festivals emblemàtics de la modernitat tingui com a atraccions principals del seu cartell a artistes tan clàssics com The New York Dolls, Morrissey, Siouxie o el propi Leonard Cohen. Cosa que des del meu punt de vista, lluny de ser un error, de vegades pot resultar un gran encert. La bona música no és ni la dels que tenen 70 ni la dels que tenen 18 anys. És la que aporta alguna cosa emocionant a la vida de qualsevol públic, sigui quin sigui el seu origen i tingui l'edat que tingui. Ricardo, bon amic, es va acostar al recinte del festival de Benicàssim amb l'expectativa de veure de prop, per primera vegada, a un dels seus cantants més admirats des de sempre. Aquestes són algunes de les seves impressions que ens mostren una enorme figura artística que ha anat guanyant valor amb el pas del temps. Un veritable clàssic. La música no te fronteres de cap tipus.


Desde luego, el entorno no auguraba nada bueno. Creo que todos los
cincuentones nos habíamos preguntado qué carajo pintaba Leonard Cohen
en el FIB de Benicàssim. 100% de humedad y treinta y algunos grados de
temperatura, jovencitas inglesas con pinta de ir de despedida de
soltera. Otros confiesan que no saben muy bien a quien van a ver.

Cohen aparece muy elegante, como siempre. Parece algo sorprendido y
agradecido ante tanta expectación. Desde la primera nota, disipa
cualquier duda de un plumazo. Su personalidad en el escenario y la
belleza de sus temas desarma inmediatamente a los espíritus más
rocosos y exigentes. Su voz llega a unos graves inauditos. Aun
conociendo fragmentos de sus complicadas letras, resultan imposibles de
tatarear. La emocionalidad está al límite y, precisamente por ello,
el semblante tan marcado de Cohen encaja perfectamente y sus casi 74
años resultan aún más coherentes. Parece completamente liberado,
feliz de poder cantar sin más.

Nos quedamos estupefactos cuando, tras una brevísima hora, Cohen se
despide sin la posibilidad de un miserable bis.

Ahora me resulta casi cursi, pero me impactó ver a tres mocetones
rondando la treintena, con aspecto de no conmoverse fácilmente,
exclamando con lágrimas en los ojos: "¡joder, ha sido lo mejor del FIB!" .


Discover Leonard Cohen!



.

4 comentaris:

Marta ha dit...

AAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!! Quina enveja!!!!!!!!!!!!!!!!!

Miss Danger ha dit...

Me hubiera encantado ver a Leonard Cohen, a quien admiro profundamente, pero esos treinta grados de calor creo que hubieran acabado conmigo. Ojalá pueda verlo algún día en algún auditorio, sentadita, sin que el calor y la muchedumbre me molesten.
Ai, la edad (pero qué cómoda me he vuelto).
:)Pero qué suerte, Ricardo!

Lluis ha dit...

GENIAL, Josep Lluís !!!
Records des de Ribes
Lluís

Fonti ha dit...

Per als fans de Cohen: ahir es va anunciar que ha prorrogat el seut tour per Europa dina al desembre.
Arriba fins a Bucarest (!) però no a la península ibèrica...
Per als que tinguin la possibilitat, aquí trobareu llocs i dates:

http://www.leonardcohen.com/tour.cgi

Salut !

(PD. Fins aviat Lluís, merci pel comentari!)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...