divendres, 3 d’abril de 2009

This is Northern Soul: 1ª parte



DEAN PARRISH. I'm On My Way .


Avui dia, les xarxes socials com Myspace o Facebook, faciliten la interconnexió de persones amb aficions, inquietuds o interessos similars. En l'era de les cintes cassette i de l'MS-DOS, les revistes musicals i els fanzines funcionaven com una mena de primitives xarxes socials. Corria l'any 1992, quan llegint la revista Ruta 66 em vaig assabentar que algú havia traduït al castellà el llibre Mods! de Richard Barnes, la bíblia modernista per excel·lència. Com que el llibre era de complicada adquisició si no viatjaves a Londres i, a més a més, el meu anglès deixava bastant que desitjar, vaig decidir escriure una carta al noi de Madrid que oferia la seva traducció en una edició casolana (escrita a màquina i enquadernada amb "canutillo"). Així va ser com vaig conèixer al Luis Paz, un bon amic amb qui he compartit nits inoblidables de ball i dèries musicals similars. Fa uns mesos el vaig convidar a escriure per a l'AMPLI un article sobre Northern Soul, una música que quan l'escoltem ens provoca automàticament tal estat de felicitat i bon rotllo que les oïdes aplaudeixen amb els peus i apareixen papallones de colors al nostre voltant.
Us presentem la primera part de l'article que ha escrit el Luis. Al llarg de les properes setmanes, anirem publicant els capítols successius. Esperem que us agradi.
Miss Danger.


De todas las subculturas o cultos juveniles que se han venido sucediendo a lo largo de los últimos cincuenta años, el de los aficionados al Soul raro es el que me parece más intrigante. Quizá por su origen, en el mismo centro de Inglaterra y muy alejado de las grandes urbes en las que uno supone que se originan todas las cosas; quizá por su filosofía hedonista, esa que más tarde sería explotada comercialmente con el boom de la era disco; quizá por el misticismo asociado a la figura del disc jockey, convertido en protagonista de una escena en la que descubrir “tesoros” musicales otorgaba un caché equiparable al de los propios intérpretes sino más. De lo que sí estoy seguro es de que fue el ritmo, la emoción y el sentimiento de esa maravillosa música que finalmente fue etiquetada como Northern Soul la que me enganchó para siempre y aún hoy me hace mantener la fe.



UNA DEFINICIÓN

Para comenzar, es importante conocer los orígenes y el significado del término que definiría toda la escena: Northern Soul. Bien, traducido literalmente uno puede llegar a pensar que se trata de música Soul hecha en el norte, y siendo el Soul un género surgido en los Estados Unidos, más concretamente en el norte de ese país. No es cierto. El Northern Soul debe ser de las pocas, sino la única de las subculturas que toma su nombre de la zona donde se popularizó la música asociada a ella en lugar de donde se produjo realmente esa música, a muchos kilómetros de distancia y con un océano de por medio. Fue en el industrializado norte de Inglaterra, en los clubes de baile de ciudades como Bolton, Manchester, Stoke-On-Trent, Wolverhampton o Blackpool, donde los aficionados al Soul comenzaron a demandar nuevos sonidos bailables en la onda Motown, pero a los que sus oídos no estuvieran tan acostumbrados. Nowhere To Run estaba muy bien, pero era relativamente fácil de conseguir, cualquiera podía tener el single de Martha & The Vandellas, sin embargo un single importado como Open The Door To Your Heart de Darrell Banks le confería a uno cierta exclusividad y respetabilidad entre los que sabían del asunto, y de esto se dieron cuenta muy pronto los disc jockeys de la escena Soul.




DARRELL BANKS. Open The Door To Your Heart.






El porqué del arraigo de la música Soul en el norte de Inglaterra es un tema que daría mucho que hablar y quizá nos desviaría demasiado del asunto que nos ocupa, pero a grandes rasgos se podría decir que el ritmo de las modas y tendencias en los años sesenta no era ni mucho menos el que puede haber hoy, donde se generan y se entierran de un día para otro. Y tampoco era lo mismo vivir en un capital cosmopolita como Londres a hacerlo en una pequeña ciudad a doscientos o trescientos kilómetros de distancia. Las modas que se generaban en Londres podían tardar en arraigar en esas pequeñas ciudades, donde las oportunidades para estar a la última eran mucho más escasas. Hacia el año 1964, hubo una escena juvenil que saltó a las portadas de los periódicos por sus enfrentamientos en las playas del sur de Inglaterra durante los días festivos contra los rockers, se trataba de los mods.

Pero cuando la prensa descubrió el hasta entonces culto secreto de los mods, resulta que éstos no eran más que jovencitos aburridos y con ganas de jaleo que se habían apropiado de la estética, la música y la filosofía de vida que los originales trataban de mantener de una manera totalmente elitista. La exposición y el escarnio al que se vieron sometidos los mods tuvo como consecuencia que los faces, los originales, abandonaran o se recluyeran aún más, pero también que todo lo relacionado con el culto mod se diera a conocer a nivel masivo, aunque en ocasiones bastante desvirtuado. Sea como fuere, en el año 1965 se puede decir que lo mod estaba prácticamente finiquitado en Londres, pero no era así en Manchester, por ejemplo.



ALTON ELLIS. Get Ready For Rocksteady.

Los mods adoraban la música negra, sobre todo el R&B, pero también estilos como el Rocksteady y el Soul. Los chicos norteños que iban de mods captaron la filosofía hedonista de éstos, dedicados las 24 horas del día a parecer y ser cool, coleccionar discos y pasarse las noches bailando en los clubes, y desde luego no había mejor música para bailar que el Soul.
Visto en retrospectiva, parece que dentro de las modas y estilos musicales que se sucedieron en los años sesenta, 1967 tiene reservado su lugar en la historia como el año de la psicodelia, y a veces se tiene la errónea impresión de que todos los grupos o solistas del mundo musical, ya fueran de uno u otro estilo, se vieron sumergidos en una vorágine colorista y alucinógena, con el disco Sgt. Peppers and the Lonely Hearts Club Band de los Beatles como referencia omnipresente.
Desde luego es una visión muy simplista, y ni tan siquiera se puede aplicar a Londres, claro epicentro cultural a mitad de los años sesenta, donde un todavía reducido número de “creyentes” del underground comenzaban a darse cita en clubes como el UFO de Tottenham Court Road. El Soul todavía era grande y enormemente popular en el año del verano del amor y no dejaría de serlo durante la última parte de la década. Las estrellas emergentes como Aretha Franklin, Otis Redding, Sam & Dave, y un largo etcétera, no hacían sino que testificar el buen momento de un estilo que se había consolidado tras el éxito de sellos como Motown, Chess o Atlantic. Si en Londres las preferencias musicales en las programaciones de los clubes iban cambiando paulatinamente al ritmo de la nueva moda underground o psicodélica, los clubes del norte se resistían, y una banda como los Pink Floyd de Syd Barrett, era habitualmente abucheada y saludada con el lanzamiento de todo tipo de objetos en sus actuaciones fuera del circuito londinense. En resumidas cuentas, en los clubes del norte de Inglaterra aún se veían muchas más camisas Ben Sherman que con motivos paisley.

La popularidad de la música Soul dio lugar a que se abrieran tiendas de discos especializadas en las que podían adquirirse vinilos de importación, así como el material editado por los sellos nacionales. Una de esas tiendas, Soul City, en el barrio londinense de Covent Garden, regentada por Dave Godin, periodista musical para la revista Blues and Soul y gurú de la música negra en general, tuvo mucho que ver con la acuñación del término Northern Soul.
La muy británica costumbre de los aficionados al fútbol de acompañar a sus equipos allá donde jueguen, atraía cada sábado a muchos de esos supporters a la capital inglesa venidos de todos los puntos cardinales de la Gran Bretaña, principalmente de ciudades del norte. Muchos de estos chicos compartían su afición por el fútbol con su amor por la música Soul, y aprovechaban estos viajes a Londres para ampliar sus colecciones y hacerse con las novedades en forma de singles que Godin ponía a disposición en su tienda. Los empleados de Soul City notaron cierta tendencia de estos jóvenes norteños a preguntar por grabaciones antiguas, o contemporáneas que estuvieran en la onda rítmica del sonido Motown, en lugar de las que más en boga estaban en ese momento en las listas americanas de música negra, donde los sonidos funk se estaban imponiendo.


¿Pero a quién se le ocurrió realmente el término Northern Soul? Todas las informaciones parecen coincidir en que fue el propio Godin el que se lo inventó, sin embargo un muchacho llamado Paul Clifford, hijo de uno de los dependientes de Soul City a finales de los sesenta, reclama para su padre el honor de haber acuñado el término: Mi padre me dijo que fue a él a quien se le ocurrió el término Northern Soul. Él y Dave Godin eran muy amigos, como uña y carne. Cuando empezó en la tienda, también comenzó a vender discos a través de una lista que enviaba por correo. Clasificaba los discos por géneros, y algunos de ellos los catalogaba como Northern Soul, otros como Floaters, y así. Así que parece ser que fue Arthur Clifford, que era como se llamaba el padre de Paul, quién debe llevarse los honores. Arthur, también conocido en la escena Soul londinense como Cliff Clifford, fue secretario de la UK Otis Redding Appreciation Society y tenía pensado visitar a Otis precisamente la semana en la que éste falleció en accidente aéreo. Había planeado incluso quedarse una temporada en los Estados Unidos, sin embargo la tragedia le hizo reconsiderar el asunto y se quedó finalmente en Londres, donde terminó trabajando durante los sábados en la tienda de Godin.
Aquellos aficionados al Soul raro que venían del norte de Inglaterra buscando música de sellos como Okeh!, Verve, Cameo Parkway, Stateside, Mirwood, etc., no tenían que andar rebuscando demasiado, iban directamente al cajón marcado como “Northern Soul” y allí sabían exactamente lo que iban a encontrar. Cualquier cosa publicada por las compañías antes citadas entre 1963 y 1967 era firme candidata a engrosar las filas de ese cajón.


... Continuarà.


Northern Soul Dancers.



JUDY STREET. What.


This is Northern Soul: 2a parte. Un Sonido: Es publicarà a l'AMPLI el divendres 10/04/09.

Autor: J. Luis Paz Grajera.

1 comentari:

Director Wilkins ha dit...

Gracias Luis! Buena parte de lo que cuentas me resulta un mundo sorprendente y nuevo. Tu post está lleno de estímulos musictecarios. You're great!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...